Cuando escuchamos la palabra “organización” nuestra mente suele transportarnos a las grandes empresas con cientos de colaboradores, muchos espacios de oficinas, grandes edificios y una serie de recursos disponibles para hacerla funcionar.

Lo cierto del caso es que cuando menos recursos materiales disponemos y los colaboradores no pasan de uno, o a veces de ninguno, es cuando más nos sirve tener un concepto adaptado de organización en las actividades laborales que desarrollamos.

Veamos el caso de los profesionales independientes que ejercen sus conocimientos en diversas actividades económicas que encierran su conocimiento a cambio del dinero pactado por su transferencia hacia el cliente. Chefs profesionales, diseñadores gráficos, modistas, abogados, arquitectos, médicos, son algunas de las profesiones independientes por naturaleza y que regularmente comienzan ofreciendo sus servicios en pequeños despachos donde comienza la construcción de su cartera de clientes, pero:

  1. ¿Llevan registro de cada uno de sus clientes, lo que han hecho para ellos, el precio que les han pagado, las fechas en que les han servido? Una simple ficha de papel, o un pequeño archivo en Excel o Word, puede hacer una gran diferencia cuando se trata de diseñar una campaña formal de mercadotecnia para aumentar el número de visitantes a su despacho o clínica.
  2. ¿Tienen información de sus servicios debidamente organizada para no ofrecer “de todo” para “todos”? Hoy día los profesionales independientes ya no tienen otra opción que especializarse en alguna de las áreas en los campos que eligieron para estudiar. Si son administradores de empresas los clientes potenciales quieren escuchar su área de expertos, en lo que se han hecho realmente buenos. Son expertos en mercadotecnia, en sistemas de información gerencial, en administración del talento humano, los que están demandando el mercado hoy día y para eso el material promocional debe estar organizado y mostrárselo al público.
  3. Otro aspecto fundamental de la organización está alrededor del control de sus citas que deben ser planeadas de tal forma que la espera sea mínima. Ya se terminó la paciencia de la gente que llegaba a la cita con el médico a las once de la mañana y se le atendía a la una de la tarde. Hoy, el enfermo tiene cientos de opciones y lo sabe.
  4. Organizar el tiempo de los pacientes es tan importante como organizar el suyo. Dedíquele tiempo a continuar su preparación lo cual implica al menos una hora del día a seguir estudiando, dese el tiempo para asistir a eventos sociales públicos y también para el ocio en familia. El hacerse el ocupado siempre mantendrá altera su mente de tal forma que pronto lo notará en su desempeño.
  5. Solían decir nuestros padres como los primeros usuarios del teléfono que éste se hizo para acortar distancias y no para alargar conversaciones. Organizar el uso del teléfono y la computadora es vital para no tener la sensación de estar atosigado y esto le afecte en el trato con sus clientes. Y por favor, si tiene más de un teléfono celular tírelos a la basura, solo necesita de un aparato.
  6. Aproveche la tecnología digital gratis para organizar su trabajo como profesional independiente. Hay decenas de Apps disponibles para ayudarle a mejorar su organización personal y presentarse como un profesional en toda la regla ante sus clientes.

Ahora simplemente le queda, hacerlo. Como dice el slogan de Nike. Just do it.