El tamaño de la empresa, NO importa

La alta tasa de mortalidad empresarial en nuestro país se debe a que hemos comprado la reducida idea de considerar a las empresas como pequeñas, medianas y grandes, con lo cual decimos que las primeras no requieren de sistemas de gestión y las medianas sí pero no tan sofisticados. De allí el resultado final está casi garantizado, desaparecen sin saber siquiera las causas de ello.

Sin importar si se trata de un pequeño taller, que repara los autos en la calle de enfrente a la casa del propietario, o si hablamos de una comercializadora de tomate en el extranjero, las empresas requieren de una gestión integral de sus recursos para mantenerse en el ciclo de la introducción, el crecimiento y la maduración.

No importa si lleva registros en un cuaderno o en una computadora por medio de un software especializado, lo que importa es que esos datos pueda transformarlos en información que le sirva para tomar decisiones. En su negocio de la panadería del barrio, anotar todos los días la hora en que le compraron el pan que vende y las cantidades y tipos, le permitirán saber lo que debe producir en mayor o menor cantidad logrando la satisfacción de sus clientes actuales y por tanto que le recomienden con otros.

De igual forma si registra sus gastos metódicamente sabrá dónde están los rubros por donde puede adelgazar la cintura de su empresa conforme vengan los tiempos de vacas flacas. En un pequeño salón de belleza puede que le lleve a buscar mejores proveedores de los insumos que utiliza para atender a sus clientes, en una fábrica de ropa supondrá saber los puntos donde se están drenando sus recursos y taparlos lo más pronto posible.

Quítese la idea que por su tamaño no necesita gestionar datos que le den información para tomar decisiones. Ese será el primer paso para lograr pasar de nivel en su volumen de negocios. Y si es una empresa considerada grande, tómese el tiempo de revisar si lo que está haciendo ahora es posible mejorarlo. En ambos casos, la recompensa llegará en mejores rendimientos de su inversión. ¡Hasta la próxima!